.

.
Cuentos de la antigua Grecia

domingo, 7 de marzo de 2010

Noé


Acrílico sobre tabla. 68 x 60 cm. Enero 2010

6 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Buena idea traerle aquí. A ver si es posible que esto mejore y se alivie el rigor...
A ver si es posible que el ramito de olivo que es como una sonrisa verde en sus manos, sea la señal de que se aproxima la primavera

Mentxu de la Cuesta dijo...

La idea es muy buena desde luego, pero yo veo un Noé terriblemente preocupado. Será porque la naturaleza protesta como protestó en aquel momento? o será que ve la tarea de salvar la tierra sumamente difícil?

Isolda dijo...

Pensé que este Noé pertenecía al retablo, al menos el estilo me parece más próximo a éste que a los ultimos retratos.
Sea como sea, te felicito por este hombre que se ve impotente ante la tarea encomendada.
Besos casi casi de sol...

Mariano Carabias dijo...

Yo veo un Noé que ya ha cumplido su cometido. No está alegre por ello, pues intuye que lo que queda por hacer es misterioso y complicado (que la vida y el hombre se restauren en armonía con Dios). Pero su parte está hecha. Está cansado. Es un hombre de la tierra, y coge con calor y con fuerza -se aferra- a esa planta que le ha sido dada como símbolo del renacimiento (de él y del mundo). La tarea no ha sido fácil y muchos momentos de duda y desesperación, por pensar que no era capaz, han quedado en su rostro.
Pero mira de frente, arropado por una túnica roja como la vida y el esfuerzo; acariciado por las sedas que le envuelven cuidándole y devolviéndole amor por cada golpe recibido. Por detras, los vapores de un atardecer lleno de Sol disipan las tinieblas. Impera la luz; luz de atardecer; declina el día, pero ya es un día triunfante que regala a Noé el atardecer más hermoso como premio a su perseverancia.

Isolda dijo...

Menos mal que nos contabas que no te gustaba mucho escribir. Anda que si lo haces mejor te llevas un premio.
La explicación muy buena y te la agradezco mucho.
Besos sin lluvia.

Amando Carabias María dijo...

Digo lo que Isolda.